×

▷ Perros potencialmente peligrosos🐕 ¡Toda la info aquí!

▷ Perros potencialmente peligrosos🐕 ¡Toda la info aquí!

Todos los perros tienen características y cualidades distintas y entre ellas, el tipo de mordisco es una característica sumamente importante, que puede ser más peligrosa en el caso de unas determinadas razas.

Es en base a este tipo de diferencias físicas, que el Gobierno Español crea el Real Decreto 287/2002, del 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999 dl 23 de Diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de “perros potencialmente peligrosos”.

El Gobierno Español jugó una carta algo arriesgada al colocar este decreto, ya que este gobierno se ha dedicado en gran parte al sacrificio de estas razas catalogadas como “peligrosas”, haciendo así difícil la adopción de las mismas por una “supuesta protección a la comunidad Española”.

Razas de perros potencialmente peligrosos (PPP)

Razas de perros potencialmente peligrosos (PPP) según el Gobierno Español:

Pit bull terrier

El American Pit Bull Terrier (APBT) es una raza canina, originaria de USA y descendiente del Bull and Terrier, una mezcla entre el viejo bulldog y el terrier.​ Su esperanza de vida es de ocho a quince años.

Staffordshire bull terrier

El Staffordshire Bull Terrier es una raza de perro mediano de pelo corto que se desarrolló en Staffordshire, Inglaterra y en el norte de Birmingham. La raza se originó cruzando el Bulldog inglés y Terriers, y evolucionó con el paso del tiempo con la infusión de otras razas con el fin de refinar su propósito que, en la Inglaterra victoriana, antes de la prohibición de los deportes de sangre en 1835, era el del ratoneo, el mordisqueo de toros y las peleas de perros, este último de los cuales continuó como un deporte clandestino.

American staffordshire terrier

El American Staffordshire Terrier o bien Amstaff es una raza canina originaria de USA. El Amstaff es una raza canina que pertenece al conjunto Terrier descendiente del Staffordshire Bull Terrier.

Tiene una enorme similitud al American Pitbull Terrier, si bien no deben confundirse. Siendo familiares próximos que se han terminado por distinguir hace poco, las diferencias primordiales se encuentran en que los Amstaff no deben tener ojos claros, ni la nariz , peculiaridades que si están toleradas para el Pit Bull.

Rottweiler

El rottweiler es una raza canina de tipo molosoide originaria de Alemania. Era conocido como “perro carnicero de Rottweil”(en alemán: Rottweiler Metzgerhund) por el hecho de que estaba habituado a pastorear ganado y tirar de los carros de carnicería cargados de carne, así como otros productos para el mercado. ​Fue empleado en sus papeles tradicionales hasta mediados del siglo XIX, cuando el tren sustituyó que el ganado fuera arreado al mercado.

Aunque aún se usan en el pastoreo, asimismo se acostumbran a utilizar como: Can policía, cánido de busca y rescate, perro lazarillo, cánido guardián, entre otras muchas funciones, conforme el empleo que le den las fuerzas de seguridad y el ejército.

Dogo Argentino

El dogo argentino es una raza de cánido de presa originaria de Argentina. Es una parte del conjunto Generación Bullenbeisser. Así como el Cánido Pila Argentino son las únicas razas de perros desarrolladas en la República Argentina que aún existen. Las otras 2, el can polar argentino y el cánido de riña cordobés, se hallan extintas.

A nivel estándar racial, es un can robusto, de estructura maciza y resistente en todas y cada una de las unas partes del cuerpo. Con la capa de pelo absolutamente blanca, para distinguirlo sencillamente en el campo y el monte.

Leer  ¿Pueden las embarazadas tener perros y gatos?

Fila Brasileño

El fila brasileiro (en portugués Fila brasileiro) es una raza canina originaria de Brasil.

Hay 2 teorías primordiales sobre su origen: la primera y más vieja, basada en la morfología de la raza, afirma que el Fila se produjo de la cruza entre mastín inglés, viejo bulldog y bloodhound. La segunda teoría, basada en la historia de Brasil y en estudios genéticos, afirma que la raza es seguramente un descendiente del Mastín de España y tiene parentesco asimismo con grandes razas de perros de Portugal como el Can de Castro Laboreiro y el extinto can alano portugués, por servirnos de un ejemplo. La segunda teoría se muestra muy plausible si consideramos el periodo de la Unión Ibérica.

Tosa inu

El Tosa Inu (土佐犬) es una raza de can originaria de el país nipón. Moloso de aspecto impresionante, es una de las razas preferidas por los amantes de los perros de importante tamaño en el mundo entero. La raza brota a mediados del siglo XIX, cuando se cruzan distintas razas europeas de importante tamaño (gran danés, mastín, san bernardo, bulldog, braco alemán) con el autóctono Shikoku Inu para usarlos como perros de protección.

El Tosa Inu cambia sensiblemente de tamaño. Los ejemplares criados en el país nipón tienden a tener la mitad del tamaño de los ejemplares criados en el resto del planeta. Los ejemplares nipones acostumbran a pesar entre 35-55 kilogramos, al paso que los ejemplares extranjeros tienen un peso que fluctúa entre los 60-100 kilogramos. El pelaje se identifica por ser corto y de suave apariencia y con frecuencia es colorado, atigrado o bien pardo claro. El mantenimiento de su pelaje es mínimo.

Akita inu

El Akita Inu (秋田 犬 – que significa perro de Akita),​ es una raza canina originaria de el país nipón, llamado de esta manera por la prefectura de Akita. Al comienzo fue un can de caza mayor y a lo largo de generaciones fue utilizado por los guerreros del el país nipón como can de defensa y ataque, y asimismo para apresar osos. Se le considera una raza además del Akita Americano.

Es un can grande y de constitución fuerte, equilibrado y capaz de efectuar la tarea de un ejemplar grande. Es un tanto más largo que alto, tiene el pecho ancho y profundo, y el espinazo nivelado. Su movimiento ha de ser flexible y poderoso. Su pelaje puede tener 4 colores: colorado, sésamo, atigrado o bien blanco puro.

Características de los perros potencialmente peligrosos

Los perros que acabamos de mencionar están considerados como “perros potencialmente peligrosos” según el Anexo I del Real Decreto 287/2002 del 22 de marzo, pero además, también serán considerados PPP aquellos perros que sean un cruce de las razas mencionadas, y los que cumplan con las siguientes características físicas, indicadas según el Anexo II:

  • Musculatura fuerte, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
  • Marcado carácter y gran valor.
  • Pelo corto.
  • Perímetro torácico entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg.
  • Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho, grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.
  • Cuello ancho, musculoso y corto.
  • Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas, y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Además de todos estos detalles, un perro también puede ser considerado como PPP en determinadas comunidades autónomas (si se presentan quejas de agresividad o se sospecha del mismo caso) o por orden expresa, si lo solicita un veterinario.

Leer  Collar eléctrico para perros

¿Qué necesitas para adoptar un perro PPP?

Para empezar, es fundamental obtener una licencia administrativa que certifique que realmente “la persona cumple todos los requisitos que impone el estado”. Las personas que tengan a su cargo perros potencialmente peligrosos en España, según la ley vigente, deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de edad.
  • No haber sido condenado por ningún tipo de delito o acto criminal, entiéndase delitos de homicidio, lesiones, torturas, hechos comprobados contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual y la salud pública, asociación con banda armada o de narcotráfico, así como tampoco debe estar privado por alguna resolución judicial del derecho a la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • No haber sido sancionado por infracciones graves o muy graves con alguna de las sanciones accesorias de las previstas en el apartado 3 del artículo 13 de la Ley 50/1999, del 23 de diciembre sobre el régimen jurídico de animales potencialmente peligrosos.
  • Disponer de capacidad física y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • Acreditación de haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura no inferior a 120.000 €.
  • La licencia debe renovarse cada cinco años y puede ser renovada siempre, a menos que el titular deje de cumplir algunos o todos los puntos establecidos anteriormente.
  • Además, se deberá realizar un examen físico y psicológico que acredite que la persona que va a recibir la licencia tiene la suficiente capacidad visual, auditiva, del sistema locomotor y del sistema neurológico para poder resistir el cuidado de un perro potencialmente peligroso.

¿Qué normativa debe cumplir un perro PPP?

A diferencia de los perros que no son considerados potencialmente peligrosos, los perros que sí han recibido esta clasificación deben cumplir unas normas dentro de los espacios públicos.

A continuación, pasamos a detallar dichas “medidas de seguridad”, según el BOE:

  • Sera fundamental que la persona que lleve a su cargo un perro potencialmente peligroso tenga a disposición en espacios públicos la licencia para la tenencia de animales de este tipo, así como la inscripción en el registro municipal para su revisión, de no tenerla, pueden quitarle el animal por falta de registros.
  • Los animales deberán utilizar bozal siempre en espacios públicos.
  • No se podrán pasear perros potencialmente peligrosos con una correa extensible o una correa mayor de 2 metros de longitud.
  • Una misma persona no puede pasear a dos perros considerados potencialmente peligrosos a la vez, ni tampoco tenerlos bajo su cuidado.
  • Está totalmente prohibido que un perro como estos esté sin atar o fuera de una zona delimitada y cerrada, aunque se trate de una propiedad privada.
  • La sustracción o pérdida del animal debe ser comunicado al registro municipal en un plazo máximo de 48 horas desde que se tenga conocimiento de su desaparición.

Ante el incumplimiento de estas normas se aplicará una sanción que puede ser considerada leve, moderada o grave y que implique o no una sanción monetaria y hasta el decomiso del animal.

Es muy importante entender este punto si se va a adoptar un perro considerado como potencialmente peligroso.

Publicar comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies