×

Tortugas de tierra 🐢: características, razas y cuidados

Tortugas de tierra 🐢: características, razas y cuidados

La tortuga, también llamada quelonio y de nombre científico Testudines, es el grupo de reptiles más antiguos que existen, ya que datan del Triásico.

Características de las tortugas de tierra

Las tortugas de tierra son reptiles que tienen un caparazón formado por placas compactas, el cual se une con el plastrón, la parte inferior, que les sirve para proteger sus órganos y su esqueleto. Las costillas de las tortugas están unidas a dicho caparazón, por lo que no se puede separar a una tortuga de su caparazón.

Tienen una boca puntiaguda y muy fuerte, aunque no tienen dientes. También poseen un cuello flexible y muy largo que son capaces de estirar y encoger con mucha rapidez e incluso pueden llegar a esconder la cabeza dentro del caparazón para protegerse.

Las tortugas terrestres tienen la sangre fría. Poseen cuatro patas y una cola cuyo tamaño y forma puede variar en función de la especie y del sexo.

En general, las tortugas de tierra pueden llegar a medir 30 centímetros de longitud, siendo las hembras un poco más grandes.

¿Cómo son las tortugas de tierra?

Éstas son las características principales de las tortugas terrestres:

  • Clase: reptil
  • Longitud: entre 12 y 30 cm
  • Peso: entre 600 gramos y 1 kg
  • Longevidad: entre 10 y 100 años
  • Madurez: 7-9 años
  • Reproducción: ovípara
  • Crías por puesta: 5-7 huevos
  • Incubación: 2-3 meses
  • Hábitos: diurnos
  • Alimentación: herbívora
  • Carácter: pacífico y tranquilo

¿Cuántos años viven las tortugas de tierra?

Las tortugas de tierra viven de media 60 años, factor muy importante si pretende adoptar una tortuga pues vivirá la mayor parte de tu vida contigo.

Tipos de tortugas terrestres

Las tortugas terrestres tienen un cuello ancho y largo que estiran y contraen con facilidad y rapidez. Para protegerse de los depredadores, las tortugas guardan el cuello dentro del caparazón.

Aunque las tortugas de tierra no tienen dientes, su boca está acabada en forma de pico y tienen unas mandíbulas muy fuertes. Esta clase de tortuga no tiene membranas en las patas y sus dedos están más desarrollados.

Las tortugas terrestres regulan su temperatura corporal en función del ambiente. Es por eso, que estas hibernan durante las estaciones más frías. En el caso de las tortugas domésticas, esta hibernación no se produce o se produce en menor grado debido a las temperaturas más estables que encontramos en nuestras casas.

Tortuga de caja

Las tortugas de caja se encuentran en Estados Unidos y México. Tienen el caparazón en forma de cúpula con la parte inferior articulada, lo que les permite cerrar el caparazón para protegerse de los depredadores. Su caparazón es de color café con dibujos amarillentos y anaranjados. La parte ventral o plastrón es de color marrón oscuro y suele ser uniforme o con manchas oscuras.

Esta clase de tortuga tiene la cabeza pequeña con una boca en forma de gancho. La tortuga macho de esta especie tiene el iris de color rojizo mientras que la hembra lo tiene amarillento. Además, los machos tienen las uñas de las patas posteriores más cortas y robustas y su cola es más larga y ancha. Esta especie de tortuga puede llegar a medir entre 15 y 20 centímetros de largo.

Tortuga mediterránea

Las tortugas mediterráneas son tortugas de tierra que viven en zonas de clima mediterráneo. Tienen el caparazón abombado considerablemente con tonos marrones claros y manchas oscuras. La parte ventral del caparazón es de un tono claro con dos manchas oscuras que lo cubren casi todo.

Los machos de esta especie son más pequeños, tienen la cola más grande y la parte ventral es cóncava, a diferencia de la de las hembras que es plana. Su tamaño y el dibujo del caparazón variaran en función de la zona de donde sea la tortuga. Pero, generalmente, pueden llegar a medir 20 centímetros de largo.

Tortuga rusa

Las tortugas rusas son las tortugas terrestres más frecuentes como animal de compañía. Su caparazón es aplanado, menos abombado que el resto de tortugas terrestres, y de forma redondeada. El color del caparazón es de tonos amarronados con toques ocres y amarillos.

Sus patas anteriores son robustas y con cuatro uñas bien definidas. Los escudos de la parte ventral son oscuros con bordes claros. Su cola termina en un pincho córneo. Las hembras de esta especie miden entre 20 y 22 centímetros mientras que los machos miden un poco menos, entre 16 y 18 centímetros de largo.

Tortuga mora

Las tortugas mora se encuentran en Europa, Asia y África. Tienen el caparazón muy abombado y de tonos amarillos y verde oliva, y cada placa del caparazón tiene el borde oscuro. Su parte ventral es amarillo con manchas negras. Una característica de esta especie es que tiene la placa de encima de la cola sin dividir.

Tienen la cabeza amarillenta con grandes manchas oscuras. Tienen dos escamas prominentes en la parte de la cabeza. La tortuga mora tiene los ojos saltones como las ranas. Esta tortuga, además, tiene grandes escamas puntiagudas en las patas, siendo las de las patas posteriores más pequeñas. Presentan cuatro uñas en las extremidades traseras y cinco uñas en las de delante. Su cola es corta y, a diferencia de la tortuga rusa, no tiene un espolón en la cola, pero tiene un espolón en cada muslo.

Su tamaño variará considerablemente en función de la subespecie. En la Península Ibérica, suelen medir entre 15 y 18 centímetros. Como en el resto de clases de tortuga, las hembras son más grandes que los machos.

Ver más fotos de tortugas

Comprar una tortuga de tierra

Las tortugas son mascotas que requieren de un mantenimiento riguroso que no siempre es respetado. Antes de comprar una tortuga debemos estar convencidos de que vamos a cuidarla adecuadamente durante toda su vida (recordemos que las tortugas son animales muy longevos que pueden llegar a vivir de 10 a 20 años las tortugas semiacuáticas y de 80 a 100 años las tortugas de tierra). Debemos ser conscientes de la gran responsabilidad que conlleva tener una tortuga como mascota y debemos darle todos los cuidados necesarios para que tenga una buena calidad de vida.

Leer  Que comen las tortugas acuaticas

Dónde comprar una tortuga de tierra

Si queremos adoptar una tortuga terrestre deberemos adaptar nuestra casa para poder tener al animal en buenas condiciones. A la hora de comprarla, lo mejor es acudir a un vendedor respetable, que tenga a las tortugas en unas instalaciones en condiciones y con aspecto saludable. Además, deberá de disponer de la documentación y la información necesaria sobre la tortuga.

En las tiendas de animales suelen tener poca variedad de razas, por lo que podemos acudir a un criador especializado, asegurándonos de que todo el proceso es legal. Recuerda que sólo debemos comprar tortugas que hayan sido criadas en cautiverio, la venta de tortugas salvajes es ilegal y perjudicial.

Cuando vayamos a elegir qué tortuga vamos a adoptar, deberemos fijarnos en que cumpla una serie de requisitos:

  • No tenga los ojos hinchados o turbios
  • No muestre goteo en la nariz
  • Tenga un caparazón firme, a menos que sea una especie de caparazón blando. Si tiene agujeros o grietas no significa necesariamente que esté enferma.
  • Reaccione
  • Esté razonablemente activa
  • No jadee ni silbe al respirar

Precio tortuga de tierra

El precio de una tortuga de tierra es más elevado que el de una semiacuática y suele ser de entre 80 y 300 euros. Esa diferencia de precio es debido a que las tortugas de tierra son más difíciles de mantener en cautiverio.

Cuidados de las tortugas de tierra

Si estás pensando en adoptar una tortuga de tierra, debes conocer cómo cuidar una tortuga de tierra: su alimentación, su terrario, sus necesidades, etc.

Comportamiento de las tortugas de tierra

Las tortugas terrestres son animales pacíficos y tranquilos. Por lo general, son solitarias y viven solas. Excavan cuevas como refugio y no suelen alejarse mucho de él, a menos que el alimento escasee.

En época reproductiva, los machos pueden mostrarse territoriales con otros machos y ser agresivos, llegando a morder y golpear con su caparazón.

Terrario para tortugas de tierra

Las tortugas de tierra viven bien tanto en el exterior como en el interior. Aunque tengamos un terrario, es bueno que las dejemos caminar por casa durante varias horas al día. Las tortugas terrestres necesitan desplazarse para tener una vida más plena.
Mientras tu tortuga sea pequeña, la puedes tener en un terrario o tortuguera de cristal. Pero deberás ir planeando cómo será su hábitat para cuando crezca porque, crecerá, y mucho. Infórmate más arriba, si aún no lo has leído, sobre qué tamaño alcanzará la especie a la cual pertenece a tu tortuga.

Para cuando sea mayor, no es adecuado un terrario de cristal porque no son suficientemente grandes y además no permiten una correcta ventilación, lo que puede causarle problemas respiratorios. Lo más recomendable es hacerle una especie de corral de madera de por lo menos 1 metro cuadrado, con una altura mayor que la de la tortuga para que no pueda trepar.

Agua

Dentro del recinto, colócale un recipiente de poca altura con agua para que pueda beber y bañarse. Debe ser lo suficientemente bajo para que pueda meterse y salir sin dificultad y lo suficientemente amplio para que pueda bañarse en él. Deberemos renovar el agua diariamente.

Pasto

Puedes poner una zona con tierra donde plantar hierbas comestibles, pues así podrá pastar.

Refugio

Las tortugas suelen buscar sitios oscuros y resguardados para descansar así que puedes comprar o fabricar tú mismo una cueva como refugio.

Ver cueva

Sustrato

Infórmate a la hora de adoptar tu tortuga de si su raza proviene de un clima tropical o de un clima desértico. Las de origen tropical necesitaran un sustrato que retenga la humedad (musgo o corteza de coco). Una buena opción para el sustrato sería una mezcla de hoja mantillo, tierra para macetas y musgo. Las de origen desértico necesitaran un sustrato más seco como el heno, césped seco o papel. No es buena idea ponerles arena o grava, pues pueden comérselas y tener problemas intestinales. En ambos casos necesitarán poder escarbar.

Accesorios

Para que tu tortuga se entretenga y tenga una vida más interesante, puedes ponerle troncos y objetos decorativos (que no puedan lastimarla). Una opción, además, es ponerle distintos desniveles para que puedan trepar. Podemos poner también en el recinto rocas planas para mantener sus uñas.

Ver accesorios

Iluminación

Las tortugas necesitan luz solar, radiación UVB y UVA para calentarse y prevenir enfermedades por falta de calcio. Lo ideal es que estén en un espacio donde les dé la luz del sol directamente (sin cristales de por medio). Si eso no es posible, podemos comprar una lámpara especial para reptiles con radiación UVB. Las lámparas más útiles son las fluorescentes. Consulta en una tienda especializada sobre qué lámpara es mejor para tu tortuga. Sigue las recomendaciones del fabricante para su instalación y mantenimiento, pues debes tener en cuenta que duran un tiempo determinado y deberás reemplazarla. Deberás usar la lámpara de 10 a 12 horas al día y a una distancia máxima de 30 o 40 cm. Actualmente existen unas lámparas para reptiles de vapor de mercurio que son más eficientes y tienen una vida útil más larga.

Temperatura

Es muy importante regular la temperatura ambiente del terrario, pues deberá tener una zona fresca (de unos 20 grados) y una zona caliente (de unos 28 grados). Cada especie tiene un rango adecuado, deberás consultarlo en una tienda especializada. Es importante controlar la temperatura con un termómetro para asegurarte de que siempre tenga el clima adecuado. Para subir la temperatura del terrario puedes comprar un calentador de cerámica para reptiles. Debes tener en cuenta también la humedad del ambiente y colocar un humidificador en caso de que el ambiente sea demasiado seco, pues el aire seco puede provocarles irritación en los ojos y problemas respiratorios.

Leer  Como crian las tortugas de agua

Alimentación de las tortugas de tierra

Las tortugas de tierra son mayormente herbívoras (a excepción de la tortuga de caja, que es omnívora) y se alimentan de vegetales, verduras y frutas.

No debemos darles comida para humanos a nuestra tortuga (jamón york o carne) pues se volverán voraces y carnívoras, y dejarán de comer verdura.

Alimento formulado para tortugas de tierra

El alimento especialmente formulados para tortugas terrestres que podemos encontrar en tiendas especializadas será la base de su alimentación. Podemos probar de distintos tipos para ver cuál le gusta más.

Verdura fresca

Para complementar su dieta, podemos darles verduras frescas variadas. Debemos asegurarnos de que estén siempre limpios, frescos y libres de pesticidas. Retira los restos de verduras que no se haya comido antes de que se estropeen.

Fruta fresca

También como complemento a la dieta, podemos darles puntualmente un poco de fruta. No debemos darles cítricos.

Verduras y frutas permitidas

Apio, col, judías verdes, berros, acelgas, diente de león, escarola, alfalfa, endibias, melón, sandía, fresas, tomate, pepino, brócoli, col rizada, higos chumbos, manzana, pera, papaya, chirimoya, aguacate y lechuga (aporta pocos nutrientes).

Verduras y frutas prohibidas

Guisantes, espinacas, zanahoria, plátano, batatas, patatas, calabacín, champiñones, hongos, maíz dulce, remolacha, pimiento, bambú, granada, espárragos, melocotón, albaricoque, nectarina, dátiles, judías, frijoles, maíz, arroz, habas, lentejas, remolacha, ají, azúcares, alimento para perros, alimento para gatos, productos de origen animal y legumbres y granos en general.

Vídeo sobre tortugas de tierra

En este vídeo te enseñamos una tortuga de tierra estrellada y te explicamos sus características y sus cuidados.

Salud de las tortugas de tierra

La causa principal de las enfermedades de las tortugas son una incorrecta y desequilibrada alimentación, incorrecta temperatura y falta de luz solar.

Síntomas de alerta

  • Tos, estornudos o mucosidad
  • Respiración por la boca
  • Apatía y debilidad
  • Ojos hinchados
  • Falta o exceso de apetito
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Anomalías en el caparazón
  • Cambios en el comportamiento

Enfermedades comunes

Las tortugas de tierra son propensas a padecer ciertos problemas de salud provocados por unos cuidados ineficientes o erróneos.

Problemas respiratorios

Los posibles problemas respiratorios de las tortugas son consecuencia de un cambio brusco de temperatura, corrientes de aire o una incorrecta temperatura. Si nuestra tortuga está resfriada, corregiremos los problemas en la temperatura. Si en un par de días no mejora, deberemos acudir a un veterinario de exóticos, porque podría derivar en una neumonía.

Problemas intestinales

La diarrea y el estreñimiento son consecuencia de una mala alimentación. Si nuestra tortuga tiene diarrea puede deberse a un exceso de alimento con agua (como la fruta), una sobrealimentación o haber comido algo en mal estado. El estreñimiento, en cambio, suele ser por una dieta con escasa fibra o por estrés (si no está a gusto).

Problemas oculares

Son muy habituales en las tortugas y son debidos a una falta de vitaminas o de higiene del agua. Podemos limpiar sus ojos con suero fisiológico un par de veces al día. Si no mejora pronto, es recomendable acudir a un veterinario para mejor seguridad.

Problemas en el caparazón

Nuestra tortuga puede tener un problema de piramidismo si le crece en exceso el caparazón. Suele ser consecuencia de una mala alimentación, falta de humedad y luz solar y a enfermedades endoctrinas. Es aconsejable acudir a un veterinario de exóticos lo antes posible.

Lesiones

Si nuestra tortuga sufre una caída, un mordisco o o un rasguño, debemos tener presente que pueden complicarse y acabar siendo graves. Deberemos llevarla al veterinario para que nos recomiende un tratamiento.

Reproducción de las tortugas de tierra

Las tortugas de tierra o terrestres alcanzan la madurez sexual a los 9 años (las tortugas hembra) y a los 7 años (las tortugas macho). La época reproductiva de las tortugas se desarrolla principalmente entre abril y junio y durante ese período los machos persiguen durante horas a las hembras, golpeándolas con el caparazón y mordiéndoles las patas.

La gestación de los huevos dentro de la tortuga suele durar unos 2 meses. Cuando la tortuga hembra pone los huevos lo hace en agujeros de entre 10 y 12 cm de profundidad que hacen de nido. Si el suelo no es suficientemente blando como para excavar el nido, entonces la hembra puede retener los huevos, lo que sería un riesgo grave para su vida. Las tortugas de tierra suelen poner entre 5 y 7 huevos cada vez, aunque hay razas que llegan a poner hasta 20 huevos.
En el caso de las tortugas de tierra en cautiverio, se suele poner los huevos en incubadoras artificiales para conseguir un mayor número de crías exitosas.

La eclosión de los huevos dependerá de la temperatura del terreno donde estén (a mayor temperatura, menor incubación), aunque normalmente será aproximadamente dos o tres meses más tarde. La mayoría de los huevos eclosionan a los 2 o 3 días, aunque algunos pueden retrasarse una semana. Una vez eclosionen, la tortuga bebé puede tardar entre 24 y 48 horas en salir del huevo. Las crías de tortuga medirán unos 4 cm de largo aproximadamente en el momento del nacimiento.

También te puede interesar:

5 cosas graciosas que hacen los gatosLos mejores perros guardianesTipos de loros¿Cómo ahuyentar gatos callejeros?Frases de perrosDiferencias entre un camello y un dromedario

Publicar comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies